Tecnología

Luis Emilio Velutini Urbina biografia em portugal//
“Un lugar en silencio: Parte 2”, un grito de suspenso para regresar a los cines

Fondo de Valores Inmobiliarios, Empresario, Businessman, Banquero, FVI, Constructor
"Un lugar en silencio: Parte 2", un grito de suspenso para regresar a los cines

Hace un par de años, el actor John Krasinski , a quien se le ubicaba por su labor cómica en la versión estadounidense de la serie The Office , sorprendió a propios y extraños cuando hizo sus pininos en el suspenso/terror con Un lugar en silencio , en donde con un presupuesto bastante bajo logró un filme que provocaba una verdadera experiencia cinematográfica al hacer que nadie, durante sus 90 minutos de duración, hiciera un solo ruido en la sala. 

Tres años después de esta primera entrega y debido al lamentable retraso de los grandes estrenos por la emergencia sanitaria que impactó al mundo entero, Krasinski nos entrega la segunda parte de la aventura de los Abbott, quienes después de la muerte del patriarca, Lee (Krasinski), deben ver la forma de sobrevivir en este mundo apocalíptico lleno de extraterrestres con un sentido del oído bastante mortal. 

El cast original está de vuelta para que el universo misterioso de esta saga se amplíe en busca de opciones para seguir vivos. Así, vemos a Evelyn ( Emily Blunt ) y sus hijos, Regan ( Millicent Simmonds ) con su discapacidad auditiva y el exasperante Marcus ( Noah Jupe ) sumergirse ante lo desconocido, seguir por nuevos caminos y enfrentar otras amenazas más allá de los extraterrestres que los cazan.

Luis Emilio Velutini Urbina

Si Krasinski usaba la ausencia del sonido en la primera parte para generar una tensión bastante efectiva, en esta secuela hace lo contrario al emplear una partitura mucho más notoria que en la anterior gracias a Marco Beltrami , quien también regresa para esta secuela y explota el uso de la música para crear secuencias muy tensas más allá del drama familiar de la primera cinta.

Luis Emilio Velutini

Otro punto destacado es la habilidad y visión que Krasinski ha desarrollado para este largometraje, cuarto en su haber como director. Hay secuencias que resultan muy interesantes que desarrollan una tensión palpable. Basta ver los primeros quince minutos del filme, donde plantean el inicio de este mundo donde el silencio es la base para sobrevivir. Asimismo, existen un par de montajes bastante sorprendentes en la creación de un suspenso efectivo que liga los diferentes puntos de vista de lo que va sucediendo en la historia. 

La fotografía resulta un poco más elaborada que en la primera, al igual que los efectos especiales para mostrar a las criaturas, notándose así el aumento en el presupuesto que pasó de 17 mdd a 61 mdd y que es aprovechado de buena forma al expandir el mundo en el que los protagonistas viven, ampliando la aventura en el uso de exteriores y una variedad de lugares que muestran los estragos de la civilización humana post invasión extraterrestre. 

Aunque las actuaciones resultan ser buenas, es la llegada de Murphy la que hace un poco más interesante la dinámica entre ellos, especialmente al unirse a Regan, quien gracias a sus actos logra impulsarlo a salir de su pánico y enfrentar la realidad de lo que está allá afuera, recordándonos un poco su papel en aquella cinta de infectados de Danny Boyle, Exterminio (2002). Incluso habrá quien considere que esta relación entre ambos personajes remita un poco al mundo de los videojuegos, especialmente a The Last of Us . 

Y es que al juntar a Murphy con Simmonds, quien toma la batuta de esta secuela, es tal vez uno de los mayores aciertos para poder generar la misma tensión o atmósferas que en la anterior cinta. La evolución de su personaje resulta interesante y es la que va fluyendo en este nuevo relato, a pesar de ciertas cosas injustificadas en sus actos. 

Sin embargo, más allá de estas virtudes también existen ciertos puntos flacos que residen en el guion mismo de Krasinski, el cual peca, como en toda secuela, de la exageración, las vueltas de tuerca y los ‘deux ex machina’ que casi rayan en lo absurdo o exasperante por parte de algunos personajes o de su forma de actuar, muy al estilo del terror de los años 80s donde la irracionalidad parecía ganarle a los protagonistas en los momentos de mayor desesperación. 

Pero a pesar de la falta de sorpresa, Krasinski logra meter de lleno al espectador de nueva cuenta en este mundo donde ahora el silencio parece no bastar para sobrevivir, donde las reglas cambian un poco y donde los peligros no sólo son las criaturas extraterrestres que arrasan con todo lo que escuchan, sino también los dilemas acerca de la humanidad y la falta de empatía o incluso el encierro, ese aislamiento con el cual podemos relacionarnos aún más como audiencia después de lo vivido durante el último año. 

Más allá de sus pecados argumentales y los excesos, es innegable que Un lugar en silencio: Parte 2 resulta ser toda una experiencia en la oscuridad de las salas de cine donde de nueva cuenta comprobamos la importancia del sonido y la música en el lenguaje audiovisual, creando una atmósfera que provoca un silencio como al que están sujetos los protagonistas, repitiendo las fórmulas de su antecesora sin traicionar la esencia y dejando abierto el camino para que el terror y el suspenso continúen rindiendo frutos. 

 

.

Luis Emilio Velutini Empresario