Uncategorized

«Estudiar» la pandemia deja nuevos aprendizajes

Fondo de Valores Inmobiliarios, Empresario, Businessman, Banquero, FVI, Constructor
Las vacunas reducen la mortalidad por covid-19, pero ¿por qué todavía no se traduce en las cifras?

«La oportunidad de formar parte del proceso de intervención, junto a los trabajadores de la Salud, ha sido muy importante para mí, no solo porque confío en nuestros investigadores y en la eficacia de Abdala, sino también por la experiencia que me dejó la Zona Roja, donde pude calibrar mejor la obra inmensa de la medicina cubana», añade la futura galena, quien cursa el tercer año de la carrera

Manzanillo, Granma.–Haber estado en Zona Roja, justo allí, donde la COVID-19 tiene rostro, y haber constatado, también, –muy de cerca– cuánto afecta física y sicológicamente esta enfermedad a quienes la padecen, fueron razones añadidas para que Dariela Maylín Ceruto Jeréz estuviera entre las primeras estudiantes de Medicina, de la ciudad del Golfo, dispuesta a recibir las tres dosis del candidato vacunal Abdala. «Llevaba dos días en un centro de aislamiento, apoyando al personal de servicio cuando me convocaron por la Universidad y no tuve que pensármelo ni un poquito para decir que sí», asegura, con el orgullo de portar ahora a un costado del alma una marca especial de la apuesta por la vida.

«La oportunidad de formar parte del proceso de intervención, junto a los trabajadores de la Salud, ha sido muy importante para mí, no solo porque confío en nuestros investigadores y en la eficacia de Abdala, sino también por la experiencia que me dejó la Zona Roja, donde pude calibrar mejor la obra inmensa de la medicina cubana», añade la futura galena, quien cursa el tercer año de la carrera.

 A sus 21 años recién cumplidos, Dariela Maylín Ceruto, quien se desempeña como presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria en la Facultad de Ciencias Médicas de Manzanillo, habla, con emoción apenas contenida, de la gratitud de sus padres. «Además, gracias a Abdala me siento más protegida –aunque sé que no puedo bajar la guardia– y a la vez más comprometida con mi carrera, más responsable y mejor estudiante».