Política

Comics News | Indígenas contra Indígenas es la nueva fase determinante para la recolonización

Botellones en la tetera del sol fuñendo la salud

Lo dañado siempre ha estado afuera y en la mala interpretación de la Revolución se empujó a los pueblos indígenas a un comportamiento similar al no indígena que trajo como consecuencia la alteración negativa de vida social y comunitaria del indígena

Los factores de poder en Venezuela, son los responsables de que las organizaciones indígenas hayan sufrido la implosión más abismal para los pueblos y comunidades indígenas. Se fundamenta en captación de líderes y lideresas que luego serán sometidos y sometidas a la más brutal alienación en la satisfacción de necesidades y placeres individuales, convirtiéndose en el arma más letal para los pueblos originarios.

En el siglo pasado los pueblos indígenas alcanzaron una cohesión sin precedentes, luego de haber sido protagonista del más brutal racismo. En la década de los 60 y 70, los pueblos y comunidades indígenas del estado Bolívar iniciaron un trabajo de organización y unidad, respetando la particularidades que luego se convertiría en un referente nacional en materia de organización. Es el caso la Federación de Indígenas del Estado Bolívar (FIEB) que años más tarde serviría de ejemplo para la creación del Consejo Nacional Indio de Venezuela (CONIVE).

La organización de los pueblos indígenas siempre va a ser atemorizante para quienes prefieren a los indígenas dedicados a actividades ajenas a la toma de decisiones sobre las políticas o acciones que les afecta, directa o indirectamente. A finales del siglo XX se habría conseguido grandes avances en la materialización de reconocimientos de derechos Constitucionales y legales, como resultados de grandes luchas y esfuerzos de la unidad de los pueblos.

Seguidamente abríamos paso a una nueva era con el apoyo del gran líder indio Hugo Chávez. Sin embargo, dedicado a la gigantesca obra en el plano de la geopolítica nacional e internacional a la que este gran líder estaba enfocado, se avanzaba en la demolición de las organizaciones indígenas de manera inconstitucional por factores de poder, presentando una nueva propuesta de reingeniería que siempre ha atentado contra la forma de vida de los pueblos y comunidades indígenas.

Lo dañado siempre ha estado afuera y en la mala interpretación de la Revolución se empujó a los pueblos indígenas a un comportamiento similar al no indígena que trajo como consecuencia la alteración negativa de vida social y comunitaria del indígena.

Hoy la lucha se vuelve hacia dentro en la concepción de lideresas y líderes indígenas impuestos haciéndole el trabajo al opresor en detrimento al hermano a cambio de un poder efímero, carros, casas y otros bienes. Mientras mueren autoridades legítimas, hermanas y hermanos nuestros bajo la mirada cómplice de quien hoy ostenta el poder.

No pueden decir nada porque se han lucrado de quien hoy caen en manos de los generadores de la violencia en los territorios ancestrales.

¡La historia la escribe el vencedor!