Uncategorized

COVID-19: los dramáticos testimonios de los médicos

paralelepipedo
Crivella não garante volta do público aos jogos de futebol em 10 de julho

El el hospital de Los Ceibos fallecían hasta 20 personas por día, según los doctores. Foto: Archivo API En el hospital de Los Ceibos, en el norte de Guayaquil, entre marzo y abril se atendió hasta 400 pacientes diarios con coronavirus. En la actualidad, el panorama es diferente.   Un equipo de Ecuavisa entró a la Unidad de Cuidados Intensivos y en los pasillos ya no hay el vaivén de enfermos que buscaban sobrevivir, pero dentro de esa zona hospitalaria aún hay 40 personas inconscientes, que llevan más de un mes conectadas a un respirador luchando contra la COVID-19.   En esa sala se corre el riesgo de contagio. Es lo que debe enfrentar todos los días Alberto Sper, director de la Unidad de Cuidados Intensivos, quien 3 meses después de que inició la pandemia cuenta los dramáticos momentos que vivieron.   “Algunas veces nos tocaba, debido a la demanda de pacientes, acumular 2 o 3 cadáveres en una misma cama para que las desocupadas a personas que estaban vivas y necesitaban esa oportunidad.    Aquí fallecían hasta 20 personas por día, los médicos trabajaban entre los muertos y eso generó pánico e inseguridad en sus labores. No sabían cómo ganar la batalla.   “Lo más grave es ver un paciente que lo dejas estabilizado, lo conectas al respirador, le pones todos los medicamentos que necesita y de un momento a otra hace para cardíaca súbita, irreversible. Y mucho más en pacientes jóvenes, 24-25 años, morían súbitamente”, contó.    Los doctores cuentan que oraban y en varios momentos se echaron a llorar porque el virus los arrasaba.   “Muchas personas estaban en sus casas, con un poco de tos, un poco de ahogo, y venían acá y ya llegaban tarde, con porcentaje de oxígeno en su sangre de 30-40%, cuando lo normal es más de 95. Morían en la puerta de entrada”, aseveró.   Esta unidad de cuidados intensivos sigue siendo un campo de batalla para al menos 40 médicos y 60 enfermeras quienes dan su mayor esfuerzo para que sus pacientes salgan con vida.   El personal médico no se abastecía y no tenían espacio para atender a todos los contagiados. Así lo relató Rodolfo Zevallos, director del área de Emergencias.   En este hospital también hay 478 personas que ganaron la batalla contra el COVID-19.